El poder de actuar desde la presencia. 3 ejercicios prácticos para facilitar esta maravillosa experiencia

Posted by | No Tags | Artículos

Advertencia

Se le aconseja al lector no aceptar nada de lo que aquí está escrito. Se le invita a experimentar por sí mismo y así comprender lo que aquí haya descubierto.

Realice el siguiente ejercicio:

  1. Siéntese cómodamente;
  2. Asegúrese de tocar confortablemente el suelo con la totalidad de la planta de los pies (no importa si tiene los zapatos puestos);
  3. Mantenga una postura de la espalda en posición vertical confortable, sin tocar el espaldar de la silla o donde esté. Asegúrese de mantener orientada la coronilla de su cabeza hacia la parte más vertical posible y el mentón como si fuera a tocar el pecho;
  4. Descanse las manos sobre las rodillas, con las palmas hacia arriba o si lo desea con los dedos en posición Chi Mudra (juntando los dedos índice con el pulgar y orientando la palma de la mano hacia arriba);
  5. Cierre los ojos;
  6. Focalice toda su atención exclusivamente en su respiración. Sienta como el aire entra y sale de su nariz;
  7. Si le llegan pensamientos (imágenes, recuerdos, tareas futuras, etc), acéptelos, ellos hacen parte del ejercicio, y simplemente vuelva a focalizar su mejor atención en su respiración;
  8. Integre al ejercicio todos los ruidos que escuche. Ellos también hacen parte del ejercicio. Focalice toda su atención exclusivamente en su respiración. Sienta como el aire entra y sale de su nariz;
  9. Mantenga su atención en su respiración hasta que pueda experimentar momentos de su mejor silencio;
  10. Sienta su mejor silencio. Siéntalo sin ningún pensamiento;
  11. Sienta su mejor silencio. Siéntase usted mismo en su más íntimo espacio;
  12. Sienta esa fuerza vital que está allí, siempre con usted. Siéntase usted mismo más allá de su cuerpo y de su mente;
  13. Disfrute de esa sensación todo el tiempo que desee.

¿Qué es lo que aquí llamamos “la presencia”?

Para facilitar esta experiencia, llamaremos “presencia” a ese silencio, a ese espacio íntimo, a esa fuerza vital, a esa sensación de nuestro ser que está “allí” siempre, más allá de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

Para tomar consciencia de “la presencia” en cualquier momento, no se requiere de ningún nivel cultural o desarrollo intelectual particular. Sólo se requiere actuar desde la mejor calidad de atención posible que permita la mejor observación de los hechos en cada momento presente. Para lograrlo es necesario:

  1. Experimentar eso que aquí llamamos “la presencia” comprendiendo à través de dicha experiencia que “la presencia” no es ni un fenómeno mental, ni físico
  2. Entrenarse practicando, practicando y practicando hasta lograr reconectarse con la presencia en cualquier momento que lo requiera y con la mayor frecuencia posible.

Cuando el individuo logra vivir el momento presente despojado de todo tipo de contaminación proveniente del pasado o del futuro, actúa “desde la presencia”.

Cuando el lector haya experimentado conscientemente “la presencia” se dará cuenta que “ella” :

  • es totalmente inmutable a través del tiempo, frente a cualquier situación, evolución intelectual del individuo o cambio en la condición material que éste experimente a lo largo de su vida;
  • no depende de la personalidad, ni del carácter del individuo;
  • no está dentro del individuo, ni de su cuerpo, ni de su mente. No es producto del pensamiento;
  • se siente que está en todas partes (dentro y fuera del individuo), sin ningún limite u forma posible que permita identificarla. La única manera de identificarla es a través de una sensación que cada ser humano describirá de manera diferente según su propia experiencia de vida, su vocabulario y su universo de imágenes; pero en un gran número de casos se acordará que el concepto de “presencia” es un término que representa bien esa sensación que el individuo experimenta al poner su mejor calidad de atención en dicha experiencia.

El gráfico aquí arriba simboliza “la presencia” a través de la imagen de un diamante (piedra preciosa con características particulares de fortaleza y de belleza). Las 4 nubes grises que lanzan rayos en dirección del diamante, simbolizan las 4 fuentes de elementos de contaminación que permanentemente están intentando impedir que el individuo experimente conscientemente “la presencia”. Esta simple representación gráfica es una herramienta que ayuda no sólo a comprender el fenómeno de “la presencia”, sino que también sirve como apoyo para que el individuo interesado se entrene a “actuar desde la presencia” frente a cualquier situación en cualquier instante.

Richard Moss en su obra el Mándala del Ser, describe estas 4 fuentes de elementos de contaminación de la siguiente manera:

  1. Pasado: existe cierto tipo de elementos que el individuo trae del pasado que le impiden vivir el momento presente tal cual como él existe. Remordimientos por algo que no se pudo lograr en el pasado, por algo o alguien que se perdió, por una oportunidad que no se aprovechó, etc., Estos elementos del pasado invaden el presente con tristeza, amargura, desolación, arrepentimiento, impotencia, rabia, etc; extrayendo al individuo de la vivencia plena del momento presente y situándolo en algo que ya no existe: el pasado.
  2. Futuro: existe cierto tipo de elementos que el individuo trae del futuro que le impiden vivir el momento presente tal cual como él existe. Logros deseados, un encuentro significativo esperado, el término de un proceso que se desea llegue pronto, el paso a otras cosas, un resultado particularmente esperado y todo elemento que desde el futuro le genera al individuo ansiedad, angustia, rabia, impotencia, desespero, etc.
  3. Historias que me cuento sobre mi: O sea “el ego”. Todas esas cosas que yo creo sobre mi, con respecto a las cuales defino mi propia identidad en cualquier momento : “es que yo siempre he sido así…”, “yo, para ese tipo de trabajo no sirvo…”, “así soy yo!!”, “frente a tal situación o tal condición, yo actúo de tal manera”, etc., o cualquier postura permanente o momentánea que por furia, tristeza o deseo, yo mismo elijo identificarme a ella. Por ejemplo: “la manera como pronunciaste esa palabra quiere decir que me estas tomando como un tonto”, etc
  4. Historias que me cuento sobre el otro: estas son todas esas cosas que yo creo sobre el otro (una persona, un grupo de personas, o una situación en particular) como si fueran cosas inmodificables: “ahí viene aquel con su caminaito…”, “todas las mujeres (u hombres) son así…”, “los clientes son igualitos todos. Siempre piensan que…”, “tengo reunión con fulanito que ya sabemos como es…”, etc.

Estas 4 fuentes de elementos son calificadas de contaminantes, cuando impiden que el individuo pueda vivir el momento presente tal cual como es, despojado de todo elemento que no corresponda al lo que constituye el momento presente.

Atención:

No todo lo que viene del pasado ni del futuro son elementos contaminantes. Todo lo que venga del pasado con carácter de utilidad para el momento presente se llama aprendizaje. Todo lo que viene del futuro para inspirar el presente se llama visión.

¿Qué beneficios aporta el intentar actuar desde la presencia?

Es durante el camino de los intentos para actuar desde la presencia que el individuo descubre y desarrolla capacidades sorprendentes de escucha, de empatía, de amor, de particular entusiasmo ante la vida, de alegría ante lo inesperado, de gentileza, de audacia y de autenticidad en todo lo que hace. La capacidad de “ver de otra manera” se amplifica de manera sorprendente impactando fuertemente el potencial creativo.

Entrenar el «musculo de la presencia» proporciona al individuo :

  • La mejor elasticidad hacia la paz interior en todo momento. Desarrollar la habilidad de conectarse conscientemente con la presencia rápidamente, le permite a cualquier persona crecer aportando su mejor potencial frente a cualquier situación de desafío creativo, de tensión conflictual, de depresión, de frustración o de insatisfacción en general;
  • La mejor calidad de relación consigo mismo y con los demás. Cuando una persona logra actuar desde la presencia frente a la exigencia de sus propias frustraciones, vacíos o requerimientos de los demás, la calidad de sus relaciones sube tremendamente de nivel y entra definitivamente en una dimensión de creación continua, sana y estimulante;
  • La mejor fluidez creativa en todas las acciones del cotidiano. La expresión de su mejor potencial es sanamente avivada. La capacidad de ver de otra manera las situaciones es fuertemente estimulada.

¿Cómo entrenarse para actuar desde la presencia con facilidad?

No tenemos una respuesta absoluta, pero he aquí algunas pistas para entrenar lo que vulgarmente hemos llamado “el musculo de la presencia”:

  1. Realice el “ejercicio básico de meditación que hemos descrito al inicio de este documento. Meditando con los ojos cerrados, por lo menos 1 minuto, por lo menos 10 veces/día, por periodos de 10 días. Ayúdese alimentando un registro del número de veces que logra meditar cada día. Vaya tomando nota de los beneficios que vaya experimentando;
  2. Después de varios periodos de 10 días, cuando usted sienta que puede experimentar la presencia con relativa facilidad y rapidez, pase al ejercicio 2;
  3. Ejercicio 2: meditando con los ojos cerrados, 1/2 minuto, por lo menos 20 veces/día, por periodos de 5 días;
  4. Cuando sienta que ha logrado un nivel de elasticidad importante en su capacidad para experimentar la presencia rápidamente y con poco esfuerzo, pase al ejercicio 3;
  5. Ejercicio 3: meditando con los ojos abiertos por lo menos 1 minuto, por lo menos 10 veces/día, por periodos de 10 días;
  6. Cuando considere que cuenta con la capacidad de ir más lejos, contáctenos, para que compartamos las sutilezas de nuestra práctica y así podamos mejorar juntos nuestra capacidad de actuar desde la presencia.

 

Referencias bibliográficas

Existe una enorme cantidad de publicaciones de todo tipo (literatura, trabajos de investigación, tratados, experiencias de vida, relatos, fabulas, etc.), desde múltiples miradas (filosofía, física, espiritualidad, antropología, etnología, psicología, etc.) que permiten a todo individuo descubrir y comprender lo que aquí hemos llamado “actuar desde la presencia”. Para el autor de este artículo, las siguientes referencias se distinguen por abordar el tema directamente, por la gran pureza de su contenido y por la autenticidad de sus autores:

  • Eckhart Tolle; The power of now. A guide to spiritual enlightemment. 2004 (se encuentra en español)
  • Eckhart Tolle; A new earth. Awakening to your Life’s Purpose. 2008 (se encuentra en español)
  • Jiddu Krishnamurti; To Be Human. 2000 (se encuentra en español. Este es uno de los aproximadamente 400 libros que reseñan la mayoría de las charlas y entrevistas que Krishnamurti dio durante su vida)
  • Otto Scharmer; Theory U: Learning from the Future as It Emerges. 2009 (se encuentra en español)
  • Peter M. Senge (Author), Joseph Jaworski (Author), C. Otto Scharmer (Author), Betty Sue Flowers (Author); Presence: Exploring Profound Change in People, Organizations and Society. 2005
  • Richard Moss; The Mandala of Being: Discovering the Power of Awareness. 2007 (se encuentra en español)

 

_________________________________

Arturo Uscátegui Restrepo

 

Imagen: Inspirada del mándala del ser propuesto por Richard Moss


No Comments

Leave a comment